Robe à la française

Aquí comienzan mis peripecias con el concurso de Your Wardrobe Unlock´d. Este año no lo están llamando Double Period Project, pero como me gusta más ese nombre es como lo vais a ver señalado en las categorías.

Sigue habiendo dos temáticas para elegir, esta vez rococó y steampunk. Reconozco que me gusta más el steampunk, pero precisamente por eso decidí elegir el rococó: tengo menos de un mes para hacerlo, no tengo patrones, tela ni dinero para hacerme un traje steampunk decente, así que haré un traje inspirado en ese estilo para mi BJD. Además, con lo que suelo tardar en terminar cada traje, este proyecto será un gran reto para mí.

Las bases

Según las bases del concurso, no necesariamente tengo que presentar un traje 100% histórico, puedo basarme perfectamente en la época y hacer un traje moderno, o para teatro, o lo que quiera. Tampoco tiene que ser el traje completo, así que me da más margen.

El proyecto

Después de muchas vueltas, he decidido hacer un traje para el mundo de fantasía en el que llevo trabajando años. Buscando en mis libros los trajes que se solían usar en la época (1830-1860), tenía para elegir entre la mantua, la robe à la française y la robe a là anglaise, que son todas preciosas. Finalmente me decidí por la robe à la française porque es la que menos se parece a la polonesa que presenté en el 2010.

En el tema telas, tengo un pequeño almacén para posibles proyectos, que es de donde he elegido una batista blanca de algodón y una “gasa” granate de material indeterminado.

La idea básica era hacer un traje de lujo para la coronación de una reina de una de mis razas no-humanas, adaptando el modelo rococó a la forma corporal y moda que ya tengo desarollada para esa raza: líneas rectas en general y destacando pechos y vientre durante el embarazo, y a la reina se la corona exclusivamente en las etapas finales de su primer embarazo. Lo mejor para resaltar esas zonas es una cintura alta y un frente sin frunces en el que se marque el vientre, con lo que nada de panniers o guardainfantes y tampoco adornos que distraigan de esos puntos.

El diseño final consiste en un traje de batista blanca sencillo, con tirantes y escote muy abierto, bordado en oro y negro en el pecho y el vientre, y un “manto” que es la “robe à la francaise” en sí, con el delantero abierto y sujeto justo a los laterales del pecho; la espalda lleva una cola formada por los pliegues característicos de este tipo de vestidos y las mangas anchas, similares a las de los kimonos. Este año los bocetos han quedado bastante horrorosos, así que no hay ilustración.

El patronaje

Una vez se sabe lo que se va a hacer, hay que ver qué patrones se necesitan. En este caso la única prenda que haré con patrones planos será el vestido blanco, y son bastante sencillos: una pieza para el cuerpo delantero, una para el trasero, dos tirantes y una para la falda. Se cierra en el lateral, y los tirantes se sujetan con un botón en el delantero, casi bajo el brazo. La falda es básicamente un rectángulo de tela, con un pliegue en el centro delantero y otros tres en la espalda, y llega a la altura de los tobillos.

El “manto” lo haré con el sistema de drapeado: rectángulo de tela y ajuste sobre el cuerpo y el vestido. El delantero se sujeta bajo el pecho con un broche a cada lado. Las mangas, al ser de estilo kimono, las haré con un rectángulo de tela y sólo irán cosidas en la copa.

A día de hoy esto es todo lo que tengo, con lo que en dos semanas y con las navidades de por medio tengo que diseñar los bordados, hacer los patrones, coser los vestidos, rematar los detalles (por suerte no lleva zapatos, pero tengo que dibujarle los adornos en los pies y las manos y *gasp* la cara), hacer las fotos y el diario de costura en inglés y dejarlo todo preparado para enviar.

Al día otra vez

Al final, a pesar de todos los problemas que me ha dado adaptar la web, me tenéis aquí dando caña antes de lo que pensaba, aunque con algunos cambios. Hasta enero del año que viene sólo habrá una actualización por semana, porque he tenido que apuntarme a clases de pilates para poner a tono la musculatura antes de empezar a vestir el traje de 1879 (con toda la tela que va a llevar, mínimo tres kilos) y porque no voy a tener mucho que contar hasta que me organice y empiece a trabajar de nuevo en serio… porque las vacaciones de costura han sido largas 😉
También me he embarcado en un par de proyectos extra (nanowrimo durante noviembre y dos webs más) que me van a comer algo de tiempo, y me he enganchado al Angry Birds XD

Y sin más dilación, empezamos con el TAST 🙂

Drizzle stitch

Está visto que entre más laboriosos los puntos más me gustan. El “drizzle stitch” no es exactamente difícil de hacer, pero lleva cierto tiempo acostumbrarse. Queda precioso en seda y aunque creo que no es precisamente un punto tan antiguo como 1812, voy a usarlo cuando por fin empiece a bordar mi ridículo.

Punto de ojal anudado

La traducción del punto de ojal anudado no es oficial, es que me gusta usar nombres en castellano y esta era fácil de hacer 😉 En la foto es el punto trabajado en algodón negro y seda azul. Otro punto sencillo que no estoy segura de llegar a usar más allá de los dechados.

Beaded hedebo edge

Este no es exactamente un sólo punto. El “beaded hedebo edge” se trabaja como si estuvieses haciendo una presilla de hilo para un botón, pero más ajustada y con una cuenta entre cada una. En la foto podéis ver la prueba que hice para usarla como “peso” para mejorar la caída de un velo de escala 1/4, pero puede usarse perfectamente para ocultar uniones entre telas en crazy quilting o simplemente para hacer una línea de adorno.

Knotted loop stitch

¿A que el “knotted loop stitch” parece un cienpiés? 🙂 Este es de los poco puntos que, a pesar de ser facilones, me gusta mucho.

Italian border stitch

Un punto gracioso pero que no me acaba de convencer. El “Italian border sitch” parece dar mucho juego a otras personas, pero en mis bordados aún no le he encontrado un uso decente.

Buttonhole wheel cup

Me encanta el bordado que queda elevado de la tela, así que el “buttonhole wheel cup” tenía que ser de mis favoritos. En la foto podéis ver la pequeña muestra que me ha dado tiempo a trabajar esta semana para ir aprendiendo, pero seguro que veréis más en otros bordados que haga 😉

¡Ah! Casi se me olvida comentar que por fin he terminado el curso de patronaje industrial, con un “apto” en el exámen. ¡Soy libre! 😀

Ultimo post del año

Bordado en punto de cruz

Prueba de bordado

Aquí adelanto un poco cómo se verá el bordado de la camisa. En este poquito he tardado casi cinco horas, así que empiezo a pensar que la camisa no estará terminada en menos de dos meses, y eso bordando al menos una hora todos los días.

Y con esto, ¡feliz Navidad y próspero año 2010!.