El Panteón Real de las Huelgas de Burgos

Portada

Estoy de vacaciones, lo que implica viajar, dormir, olvidar el ordenador y cambiar las agujas por los libros. Y como de costumbre, los mayores tesoros están en la biblioteca pública.

El Pantón Real de las Huelgas de Burgos
Manuel Gomez-Moreno
CSIC – Instituto Diego Velázquez (1946)

Básicamente el libro es un informe sobre la apertura de las tumbas del monasterio de Las Huelgas, con información sobre lo que se encontró y fotos de las piezas antes de las restauraciones. ¿Por qué es tan interesante? Porque en esas tumbas fue donde se encontraron los trajes del siglo XIII que se exponen hoy día en el museo del monasterio, y hay muchas más fotos y datos en detalle de lo que he encontrado en ningún otro libro más moderno; por ejemplo, la saya (o brial) de Fernando de la Cerda lleva los puños de las mangas abiertos y atados con un cordón que pasa por lo que parecen ser ojetes, y ésto se ve en una de las fotos de la tumba recién abierta, con el cadáver aún sin desvestir. También comenta sobre los forros de pellotes y capas, que eran de piel y al parecer cosidos a cuadraditos como el patchwork de hoy en día (aunque se nota que no tiene ni idea de confección, porque habla de costuras “primorosas” pero no nombra el punto usado y cuando habla de los bordados llama “punto de cadeneta” al punto que se usa en algunos cojines, que no tiene nada que ver) y dice que los bordes de las prendas (por los bajos) van reforzados con tiras de cinta.

He de decir que, salvo en bibliotecas, es casi imposible de encontrar y los que hay pasan de los 100€, así que si tenéis oportunidad de consultarlo y os dejan, fotocopiad como malditos.

Regreso al siglo XIII

Saya encordada

¡Por fin he llegado a la parte final de la saya encordada! En este punto está aún necesitada de muchos retoques porque esta tela es un poco más gruesa que la que usé para la prueba y no cae igual, además que por alguna razón los hilvanes se me abren al ponérmela. Las arrugas que se ven en la parte cerrada son debidas a que no la he cerrado con cordones, simplemente le puse unos alfileres, pero al ajustarla desaparecen. Aún estoy dudando si ponerle decoración en el cuello y las sisas, o si al llevar la camisa y el pellote bordados será demasiado recargado.

Saya encordada

La camisa, por su parte, está con una manga terminada de bordar, lista para seguir con ella a principios de septiembre. He decidido darme un descanso del punto de cruz, ya que es imposible tener el traje terminado para octubre con el ritmo que llevo, aunque espero tardar bastante menos en terminar la segunda manga, y procuraré no hacer el bordado del cuello y pecho demasiado complicado para no tardar un año en terminarlo.

Manga de la camisa

Diario de costura I – Antes de las tijeras

Antes de empezar a hacer un traje histórico, lo que toca es hacer una buena búsqueda de información. La mía ha llevado casi ocho meses hasta que me he sentido segura de lo que quería hacer. Como hasta casi enero no tendré nada que pueda enseñar del traje (aún estoy con la versión en papel de la camisa, para no estropear tela), voy a aprovechar el primer diario para enseñar las fuentes en las que me he basado para hacer el traje.

LIBROS:

Indumentaria medieval española
Carmen Bernís Madrazo

La España del siglo XIII leída en imágenes
Gonzalo Menéndez Pidal
Ed. Real academia de la historia

Vestiduras ricas: El monasterio de las Huelgas y su época, 1170-1340
Varios autores
Ed. Patrimonio Nacional

The medieval tailor’s assistant. Making common garments 1200-1500
Sarah Thursfield
Ed. Costume and Fashion Press

WEBSITES:

Elisabethan smock pattern generator: la fechas son un poco más tardías, pero el patrón para la camisa es el mismo que se usaba en el siglo XIII.

Alfonso X Book of games. A game researcher’s resource: Ilustraciones del Libro de juegos y de las Cantigas de Alfonso X.

Ajuar de la Infanta María

Bolsito bordado español del siglo XIII

Counted thread embroidery

MUSEOS:

Museo de Ricas Telas. Monasterio de las Huelgas, Burgos.

Traje de corte del siglo XIII

A pesar del escaso tiempo que tengo libre últimamente, he decidido embarcarme en un nuevo proyecto: un traje medieval para mí.

Hace tiempo que quería hacerme un traje para ir vestida a las fiestas medievales (reconozcámoslo, aquí en León city no hay demasiada posibilidad de vestirse de época si no es esto), pero no tenía muy claro que época de todo el medievo quería, y finalmente me he decidido. El siglo XIII es el que más información de su propia época tiene, gracias a los libros miniados de Alfonso X el Sabio, y por tanto el que me va a ser más fácil recrear con cierta corrección histórica. Porque claro, ya que estoy metida en el meollo de la historia de la moda, qué mejor forma de utilizar todo lo que estoy aprendiendo que hacerme algo para vestir que no sea completamente “cinemedieval”.

TRAJE DE CORTE DE LA ÉPOCA DE ALFONSO X EL SABIO

El traje consistirá en las siguientes piezas:

– Camisa margomada: Es la ropa interior de la época. Lleva las mangas, cuello y pecho bordados generalmente a punto de cruz y con motivos geométricos.
– Saya encordada con mangas cosedizas: Vestido de encima, ajustado hasta la cadera y con vuelo en la falda. Las mangas van aparte y se pueden llevar o no llevar puestas, dejando ver los bordados de la camisa.
– Pellote: Traje que se lleva sobre la saya, sin mangas y con las sisas abiertas en algunos casos hasta la cadera.
– Capiello: Tocado de la época.

Para la camisa margomada me he hecho con tela de algodón en el Ikea, por 1,99€ el metro. El color es un blanco roto, y se ve el cruzado de los hilos del tejido lo suficientemente bien como para que se pueda bordar sin problemas. Aún no tengo claro el diseño que quiero utilizar, pero como muy tarde empezaré con ella en enero. Para el peyote también tengo ya la tela, de hecho desde hace algunos meses; es una tela bastante gruesa, más bien de cortina que de otra cosa, pero el diseño es bastante adecuado y los colores bonitos.
El corte va a estar basado en el ajuar funerario de Leonor de Castilla, con la saya lo bastante larga para arrastrar por el suelo y el pellote sólo hasta los pies. Para los adornos no voy a usar pasamanería, sino tiras bordadas a mano siguiendo la moda de la época, al igual que para el capiello.

Me he puesto de plazo para tenerlo completo hasta San Froilán del año que viene (5 de octubre), pero espero que tener acabadas la saya y la camisa antes del verano.  Además, voy a hacer un pequeño diario de costura con el proyecto, para ir enseñando todos los pasos, información que vaya recopilando, etc. Hay demasiada poca información en castellano al respecto y eso hay que solucionarlo 🙂

Traje siglo XIII Pullip completo y la pequeña Barbara

Traje siglo XIII

Traje siglo XIII

Aquí está el traje completo terminado. No le he hecho bordados al pellote porque no se me ha ocurrido aún un modelo bonito, así que lo voy a dejar así. No tiene dobladillos porque esa tela de terciopelo no se deshilacha, y me quería ahorrar un poco de trabajo.

De aquí he sacado en claro una cosa: tres capas de ropa en una pullip son demasiadas, especialmente si la tela es un poquito gruesa.

Había comentado que a continuación iba a hacer el mismo estilo de traje para mi Taeyang, pero finalmente he decidido dejarlo para más adelante. He revisado mis telas y no veo nada que me guste para la saya, y primero quiero ir usando lo que tengo y no gastar más dinero; además mi amiga Natcha me ha pasado una tela my japonesa para que le haga un yukata a su Pullip, así que aprovecharé para hacer dos de una vez y hacer el tutorial que había prometido en el foro de Pullips en el que participo. También tengo un par de diseños más para ir haciendo cuando acabe,más modernillos que lo que he hecho hasta ahora, pero no descarto hacer un trajecillo egipcio o romano durante este año para volver a mi pasión por la moda histórica.

Y para concluir, esta es Bárbara, una de las muñecas de mi madre cuando era niña. Estaba muy guarra y con el vestido roto, así que me la traje de casa de mi abuela para limpiarla, y después de un lavado a fondo, tres días de secado al aire y una semana de costura (y aún me faltan los patucos), éste es el resultado:

La pequeña Bárbara

La pequeña Bárbara

Camisa margomada, saya encordada y pellote para Pullip y Taeyang

Este es el proyecto en el que estoy trabajando en este momento. No he elegido precisamente algo fácil para hacer como segundo traje para estos muñequitos, pero tengo intención de terminarlos aunque me cueste tiempo.

dama castellana medieval

dama castellana medieval

Para los que no sepan de qué hablo, en esta imagen se pude más o menos ver. Esta doncella lleva más ropa de la que yo voy a hacer, porque va cubierta por un manto. La camisa margomada (bordada) era una prenda interior, de la que en la época de Alfonso X el Sabio se puso de moda enseñar las mangas, que se adornaban con bordados más o menos sencillos; encima de ella se llevaba una saya,  con el mismo corte de la camisa y abierta en un costado, donde se ajustaba con un cordón, y sobre ella el pellote, que la mayor parte de la gente está acostumbrada a ver, y que es una túnica sin mangas con los costados abiertos hasta la cadera.

Al principio intenté usar el patrón rectangular de la época, pero me encontré con el problema de que la muñeca es excesivamente pequeña y la tela no tiene peso suficiente para dar una caída atractiva. Me hubiese gustado muchísimo poder hacer un vestido lo más históricamente correcto posible, pero tras dos camisas en la basura he decidido pasarme a los patrones modernos y que al menos quede bonito.

Para la camisa estoy usando unos restos de tela blanca de algodón,  para la saya una de rayas anaranjadas y blancas sintética, ligeramente inspirada por el ajuar funerario de Doña María, y aún no estoy segura de la tela que usaré para el pellote, aunque me apetece usar una tela negra que me regalaron hace poco (se deja ver la gotiquilla que hay en mí). Los bordados los haré sencillos, seguramente usaré un punto de escapulario en rojo, que queda resultón y hace juego con los colores.

Todo esto es para medida Pullip, cuando acabe con él ya me plantearé las telas y el diseño para Taeyang. Los nombres de las piezas del traje son las mismas, pero el diseño y adornos son algo diferentes, principalmente en el largo del faldón.