Más Lancia

Después de leer en esta noticia del Diario de León este detalle:

“Por otro lado, los trabajos arqueológicos también han sacado a la luz ajuares de los finados en las tumbas excavadas. Ropajes, anillos, broches y agujas de pelo -”dos o tres piezas por cada cuerpo-” han custodiado los cuerpos de los lancienses fallecidos hasta hoy.”

estoy dando saltos de alegría y esperando que alguien en algún momento se decida a escribir una tesis sobre esos ajuares, tal y como se hizo con los restos  textiles que se han encontrado en excavaciones en Londres.

Prueba de lavado

Trozo de tejido

Como en breve voy a ponerme a cortar (¡por fin!) la saya en la tela buena, decidí hacer una prueba en un pedacito para ver si realmente se estropeaba en la lavadora, como me dijeron en la tienda.

Prueba: lavado en lavadora, con detergente y suavizante, a 30 grados de temperatura. Planchado con la temperatura máxima que admite mi plancha.

Resultado: salió perfecto de la lavadora, pero encogió 1 milimetro al plancharlo.

Ahora toca meter toda la tela a lavar y plancharla antes de cortar, y ya no tendré problema para meterla en la lavadora si se me mancha. Ya me estaba temiendo tener que llevarlo a la tintorería.

Diario de costura IV – primeros pasos de la saya

Tejido para la saya

Por fin, aprovechando la semana santa, he empezado con la saya encordada. Como la tela que voy a utilizar es buena y me ha costado 20€ el metro, conseguí una sábana vieja de una amiga y he empezado a hacer una prueba con ella; así tendré un patrón perfecto para el vestido final.

Lo primero que he hecho ha sido hacer un diagrama de las piezas y medidas, ya que según los libros que he consultado, para este tipo de vestidos no se hacían patrones, sino que se cortaban piezas rectangulares y después se adaptaban al cuerpo.

Primera prueba de la saya

Una vez acabado esto, ya he pasado a medir y cortar las dos piezas del cuerpo y las cuatro nesgas, y a continuación lo he cosido todo excepto los costados desde el hombro al comienzo de las nesgas (triángulos de tela que son lo que darán el vuelo a la falda), para que me fuese más facil adaptarlo después.

En la foto se puede ver ya la forma básica, a partir de ahí ha sido coser uno de los laterales, ajustar las sisas, y en el lado en el que va el encordado hacer una aproximación y pasar a la segunda prueba.

Segunda prueba

En esta ya casi lo he dejado perfecto, ahora sólo me falta abrir un poco más las sisas para que deje ver mucho más la camisa que irá debajo, y ajustar el encordado para que acabe antes de la cadera, porque se me marca demasiado la tripa y tira demasiado de la tela, haciendo que parezca que sobra en el costado.

Con un poco de suerte en el fin de semana lo tendré completamente arreglado y listo para despiezar y cortar la tela buena 🙂 Tenéis más fotos de las prueban en mi galería de flickr.

En cuanto a los bordados de la camisa, apenas me faltan tres centímetros del primer puño y ya he dedicido el modelo del bordado que irá por el centro exterior de la manga, una tira en hilo de oro con una inscripción en árabe que en teoría dice “bendición” y que aparece en unos cuantos trajes de Las Huelgas.

Nuevo proyecto: media bata del sXVIII

Telas para media bata

Telas para media bata

Hace tiempo que estoy viendo unos conjuntos del siglo XVIII de chaqueta, peto y falda, que en inglés los llaman “caraco”, y el otro día encontré unas telas que me hicieron querer hacer uno. En España esos trajes se llaman “media bata”, y hay un poco de información sobre ellos aquí: bata

Aún estoy dudando sobre cómo quiero hacerlo, ya que estas chaquetillas se ajustan al cuerpo con un encordado en el forro de la espalda, y además necesitan una especie de guardainfantes en los costados para darles la forma característica. Lo que sí se es que el vestido estará forrado: la tela verde es la exterior, y la de cuadros es el forro, para poder ponerle la falda en un estilo de polisón que he visto en el libro “Moda” de Taschen, en el que sacan los bajos de la falda por los agujeros de los bolsillos.

Media Bata

Media Bata

Este proyecto me va a dar bastante trabajo, lo estoy viendo venir XD A ver si consigo hacerme con un soporte para la BJD, para no tener que hacer tantos números cada vez que le hago las pruebas.

Prueba de telas

No iba a subir nada más de momento, pero no he podido evitarlo XD

Hoy a mediodía estuve haciendo unas fotos a la BJD para ver cómo le quedaban las telas que tengo en casa para hacer vestidos de los buenos (vamos, esas telas en las que me he gastado 10 eurolos en tres piezas de 45×50 cms), y así tener una ayudita visual a la hora de elegir qué le hago después de la ropa interior.

No son las mejores fotos del mundo, porque aún me queda un montón que aprender en ese tema, pero al menos me da para hacerme una idea de para qué puedo usar cada retal :3

Probando telas

Probando telas

Probando otra tela

Probando otra tela

Y esta última me gustaba en sepia XD

Probando composición y retoque fotográfico

Probando composición y retoque fotográfico

Por cierto, lo de la tela en la cabeza es una neura mía, me gustan los velos.

Manual práctico de costura y tejidos

Autor: Lorna Knight
Editorial: Oceano Ambar
ISBN:978-84-7556-495-1

Manual práctico de costura y tejidos

Manual práctico de costura y tejidos

Empezamos con las recomendaciones.

En este pequeño libro (más o menos un A5) se encuentra una guía de puntos tanto a mano como a máquina, de costura y bordado, y también una pequeña guía de telas. Es muy interesante porque aparecen detalles que no se encuentran en los libros de corte y confección normales, donde te explican el patronaje y montaje de las prendas, pero no te dicen dónde va mejor un dobladillo enrollado o una costura francesa. Y lo que más me gusta, es que en cada punto hay una foto con cómo tiene que quedar por el derecho y el revés, para que cualquiera pueda hacerse una idea del resultado final. Aunque lo que más me llamó la atención de este libro es que tiene una sección de puntos para remalladoras y recubridoras, que son una especie de máquinas de coser con las que se puede bordar con dos o más hilos. Es la primera vez que en uno de estos libros, hechos para aficionados a la costura y no para profesionales o semiprofesionales, aparezca una máquina tan especializada.