Explorando paso a paso V – La chaqueta

Un montón de tiempo sin parar por aquí… Las cosas se me han complicado ligeramente, más por confiarme yo misma que por causas externas. Al final acabé terminando el traje un día antes del evento para el que lo necesitaba y no quedó todo a mi gusto, pero podría haber sido peor (aunque cuando llegue a la parte de accesorios veréis el “maravilloso” sombrero que no quiso aguantar su forma con la humedad).

La chaqueta decidí hacerla directamente desde cero, porque no conseguía encontrar un patrón de la época. Hacía poco había comprado el libro “Creating Historical Clothes“, así que tenía una guía bastante buena y, tras unos pocos de fines de semana tenía ya cortada e hilvanada la prueba en tela de sábana (vaaale, fue un mes ^^; ). Resultó que la prueba me quedaba perfecta y sólo tenía que dar forma curva a la parte inferior delantera, así que retoqué directamente el patrón y me puse con la definitiva.

Toile

Las chaquetas de esta época normalmente van forradas de una tela de algodón que recuerda un poco a los forros modernos (sólo un poco, y porque es algo brillante), pero yo no tenía a mano nada parecido, así que usé una imitación de lino para el cuerpo y las mangas con algo de tela que me había sobrado de hacer camisas interiores.
El forro no se coloca como hoy en día, que se cose completamente la chaqueta y el mismo y después se monta, sino que cada pieza de tela se forra por separado y después se cosen como si fuesen una sola. En la foto de abajo podéis ver cómo quedó el delantero con el forro puesto , ya que aproveché para rematar las vistas. Lo único que dejé para el final fue el bajo para que no hubiese problemas de largo y poder ajustar antes de terminarla.

Cuerpo delantero con forro

Las mangas son lo único que no me acaba de gustar de la chaqueta, y es probable que un día de estos me ponga y las reforme. En esta época la copa suele ir lisa, pero a mí me quedó demasiado grande para la sisa y no tenía tiempo de arreglarlo, así que la fruncí. Es lo que pasa por aprovechar el patrón de las de la blusa, que llevan una pequeña pinza en la parte de atrás que no se puede hacer con telas tan gruesas como ésta.

 

Detalle de la manga

Detalle de la manga

No lleva ningún cierre, ni para los puños ni en el cuello, pero aún así queda muy bien asentada y no se abre. Aquí la tenéis terminada 🙂

Chaqueta 01

Chaqueta 02 chaqueta 03

 

Chaqueta casi en directo

Después de estar casi todo el mes de abril sin coser (sólo hice la falda ^^;), por fin me he puesto a hacer la chaqueta del traje de exploradora y voy a subir a tumblr fotos del proceso según la voy haciendo, desde el patrón base, hasta el último remate.

Por el momento hoy le ha tocado el turno al patrón básico a partir del cual haré las transformaciones, siguiendo las instrucciones del libro “Creating Historical Clothes” de Elisabeth Friendship. Mañana las transformaciones y, si se me da bien el día, quizá pueda cortar la tela para la prueba.

Ya sabéis, si estáis interesados en ver el proceso: Cosecose.tumblr.com

Explorando paso a paso IV – la falda

Después de descubrir que el problema de la máquina de coser era que no le gustaba el grosor del hilo que estaba usando, la falda fue coser y cantar.

Es la única pieza de ropa para la que no he usado patrón, porque tenía la tela justa y la falda básicamente es un rectángulo de tela formado por dos piezas, con una cinturilla que es otro rectángulo. Para ajustar el tamaño a la cintura le hice tablas, a ojo de buen cubero, y simplemente le cosí la cinturilla dejando un poco más de ancho para solapar la abertura que dejé en un lateral. Al final, terminada en dos fines de semana y podría haber sido uno solo si no fuera porque últimamente estoy completamente aperezada y no tengo demasiadas ganas de coser.

Como nota curiosa, comentar que para que la blusa no se salga de debajo de la falda, llevan en la cinturilla unos corchetes. Lo he visto ya en el traje de baile que estoy haciendo y me ha parecido muy útil.

Ahora sólo me queda la última pieza, la chaqueta, y hacer un par de retoques a la blusa.

Detalle de la cinturilla

Falda I

Falda II

Explorando paso a paso I – Decidiendo

Normalmente con los vestidos lo tengo bastante fácil: veo una ilustración de época, me gusta el vestido y decido hacerlo; a partir de ahí es buscar cómo se hacía y coser. En este caso no iba a ser tan fácil, ya que primero tenía que averiguar cómo vestían las exploradoras de comienzos de la época colonial y ni siquiera sabía por dónde empezar a buscar hasta que Elisabeth compartió información. Entre las pocas de las que he encontrado fotos, hay bastante variedad, pero todas van hasta cierto punto de acuerdo a la moda del momento (incluso en crinolina), excepto en un par de ilustraciones, que llevaban la falda un poco más corta, una chaqueta sobre una blusa y pantalones debajo de la falda.
Buscando más información sobre ese tipo de ropa, me encontré con las “vivandières” o “cantinieres”, que acompañaban a algunos ejércitos desde la década de los ’50 del siglo XIX, y de ahí, de nuevo Elisabeth (en serio, no sé cómo lo haces XD) me habló de la moda “bloomer“, que no fue mayoritaria pero sí lo bastante importante como para que haya algunas fotografías.

Por lo que he ido viendo, ese estilo de vestir no era uniforme y había tanta variedad como mujeres lo llevaban; la única constante eran los pantalones (de hombre o tipo bombacho) debajo de una falda que llegaba aproximadamente por media pantorrilla. Otro detalle diferenciador es que no se lleva corsé ni enaguas. Una moda atípica, pero siempre me han gustado las cosas raras 😉

Y éste es el diseño que he elegido: un corpiño blanco, con pantalones, falda y bolero a juego, en verde con adornos de cinta negra.
El corpiño lo haré de batista, con cuello y puños con un bordado sencillo. El resto aún estoy decidiendo si usaré seda sintética, paño de lana o algodón. Probablemente lo que me salga más barato, porque sólo para el bolero se necesitan aproximadamente dos metros, otros cinco o seis para la falda y con suerte las sobreces para el pantalón, que puede hacerse la parte que queda tapada con otra tela más barata.

Ahuecador de aros acabado

Por fin he acabado el ahuecador de aros. En realidad no es una prenda tan difícil, pero se me complicó más de lo que me esperaba. Los aros son de alambre cubierto de plástico, que resiste el peso sin deformarse y es barato (aunque completamente anacrónico). El resto es tela de algodón sacada de dos sábanas.

En foto parece pequeño, pero es lo bastante ancho para que sea difícil entrar por las puertas con él.

El siguiente paso para este conjunto es hacer la enagua, pero como necesito el traje de exploradora para junio, este último tiene prioridad. ¡Toca investigación! 🙂

Corsé “natural form” terminado

Creo que voy a tener que darme unos cuantos cabezazos contra la pared, porque acabo de darme cuenta de que no llegué a enseñar el corsé de 1878 terminado… y eso que puse cuánto costó hacerlo.

Corsé

Corsé

Corsé

He de decir que desde que lo terminé he engordado algo y para cerrarlo igual que antes tengo que apretarlo más, lo que hace que se noten más arrugas de tensión y que la chicha se me desborde por la espalda.

Lucha a muerte o corsé 1864-65

En serio, es la única manera en la que puedo describir lo que me ha pasado con el corsé de 1865.

Empecé a hacerlo siguiendo en corset-a-long de Dramaticthreads. Pero a finales de junio la autora dejó de subir posts y, tras esperar dos semanas, me decidí a seguir por mi cuenta. Hice tres pruebas hasta que más o menos quedé contenta, y después corté el patrón en cutí. Hasta ahí todo bien. El problema llega a la hora de usar la máquina de coser. La muy $%·”%&& lleva haciendo de las suyas desde hace unos meses. Al coser las nesgas no se portó mal, ni tampoco en la costura lateral, pero cuando me puse a rematar el interior y hubo más grosor de tela dijo “que te den”: rompía el hilo, saltaba los puntos y había que ayudar a la tela a pasar por el prensatelas.
Mi tía (modista jubilada), me dijo que el problema era que estaba usando una aguja muy fina para esa tela, así que tocó deshacer todas las costuras nuevas, comprar agujas y volver a intentarlo. Por suerte esta vez empezó a ir como la seda. Eso sí, no todo iba a ser tan sencillo: ahora me faltaban materiales. Hale, a esperar a poder ir a la mercería a comprarlos. A todo esto, ya estaba casi a mediados de agosto cuando se suponía que el corsé tenía que estar terminado en julio…
Siguiente complicación: hilvanar gasta tiempo, muuucho tiempo. Volver de un evento muerta de cansancio hace que una no quiera tocar una aguja en varios días, y rematar los hilos sueltos después de coser también lleva tiempo (rematar con la misma máquina no se me da bien ^^; ) Por suerte los remates para sujetar las ballenas (las cruces azules que parecen de adorno) fueron rápidos de hacer, pero también tuve que coser a mano las cintas de hiladillo azul para pulir los bordes, así que al final el corsé está terminado tan sólo con un mes de retraso.

Corsé 1865

Corsé 1865

Corsé 1865

Y aquí está el corsé terminado. Al igual que para los pantalones, el patrón es un Simplicity 2890 . Para tela usé el mismo cutí de algodón blanco que para el corsé de forma natural, con cierre de cremallera, ballenas de plástico e hiladillo para hacer los canales de las ballenas y el remate de los bordes. Las nesgas están rematadas con hilo de bordar de algodón azul y las ballenas están sujetas en su sitio con el mismo hilo.

Estoy contenta con el resultado, de hecho estoy pensando en hacerme un corsé para ponerme “a diario” con este patrón, pero cambiaría algunas cosas, como cortar las ballenas un poco más largas, acortaría las nesgas del pecho y le daría un poco más de ancho a la cadera en la pieza de la espalda.

Y una última nota acerca del corsé: le falta colocar un corchete a un lateral de la cremallera, para sujetar en su sitio el pantalón. Siempre había leído (incluso en webs de museos) que era para sujetar las enaguas y que no se subiesen, pero la revista de “La moda elegante ilustrada” le da ese uso, al menos en el año 1865.

 

Pantalones 1864-65

Y terminada está la ropa interior fácil 🙂
He de decir que lo acabé de coser el martes, pero hasta hoy no he podido hacerle fotos.

Pantalón 1864-65

El modelo del pantalón es un mix entre el patrón 2890 de Simplicity y el que aparece en La Moda Elegante de 12/03/1865. Ha sido bastante fácil de hacer, aunque un poco más laborioso porque en lugar de costuras francesas, he hecho costuras cargadas cosidas a mano, y todos los ojales también han ido a mano en vez de a máquina.
Por si alguien está intersado, lo que he cambiado ha sido el tipo de cierre y el acabado del bajo; en lugar de cerrar en la espalda, cierra en los laterales con un cordón que ajuste en la espalda, y los adornos de las perneras en lugar de hacer jaretas he añadido una cinta. Vamos, lo más sencillo.

Por cierto, una nota sobre algo que me ha llamado la antención: en todas las webs y la mayoría de libros he leído dicen que el pantalón va debajo del corsé, sin embargo en La Moda Elegante indican que lleva un ojal vertical en el centro para sujetar al corsé, y los corsés que aparecen en esas fechas llevan, algo por debajo de la cintura, un corchete grande. Traducción a sencillo: algunos pantalones van por fuera del corsé en esta época.

Detalle pantalón

Y ahora me vuelvo a la máquina de coser. Estoy trabajando en varias cosas a la vez y tienen que estar acabadas este mes 🙂

Camisa escotada 1864-65

Por fin he terminado la primera camisa interior para el traje de crinolina.

Camisa escotada

Esta vez he hecho mucho más uso de la máquina de coser de lo que es habitual en mí. Todas las costuras excepto el remate del escote y las mangas están cosidas a máquina, y para no tener que sobrehilar hice costuras francesas 😉
El patrón está basado en los que aparecen en “La moda elegante ilustrada”, pero lo hice directamente en la tela porque esa batista sólo tiene 80cm. de ancho y no tenía más misterio que cortar dos rectángulos del largo que necesitaba, hacerles la forma del escote y las sisas, cortar dos nesgas triangulares para los laterales y dos tiras rectangulares para las mangas. El encaje tiene 4cm. de ancho y lo tuve que comprar especialmente para la ocasión porque no encontraba el que iba a utilizar en un principio (apareció ayer, cuando estaba todo cosido)

Detalle

Los hombros se pueden abrir. El modelo que usé llevaba un ojal en la pieza delantera, pero yo preferí hacerle un ojal de hilo. No he conseguido averigüar aún si es histórico, pero la tela era demasiado fina para hacer un ojal normal.
Al final he tardado alrededor de 12 horas, repartidas en quince días

Mañana, después de un día de descanso, empezaré con los pantalones. Espero tardar menos, porque el patrón que voy a usar es comercial 😉

Bibliografía:
– La moda elegante, 1/05/1864. Consultada en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional el 16/05/2013

Patrón esquemático (no está a escala):

 

Ready? Go!

Llega junio y toca empezar con el traje para el concurso de Yourwardrobeunlockd.com. De momento sólo voy a participar en una categoría y si la acabo a tiempo quizá participe en la otra con un traje para muñeca.

Robe à la transformation – MET museum    (acc. nº2009.300.3009a–d)

El mes de mayo no he cosido, pero lo he usado para buscar un traje que me gustase y hacer la parte de investigación. Quería hacerme un traje de crinolina, porque es uno que no tengo y seguro que algún evento me sale que sea de esa época, y buscando encontré lo que llaman “robe à la transformation”: una misma falda (que es lo que más tela lleva) con un cuerpo para día y otro para noche, con lo que se tienen dos vestidos en uno. Si pincháis en la imagen os llevará a la página correspondiente del MET donde da más información y más fotos.

Por suerte esta es una época en la que no tengo que dar muchas vueltas ni gastar dinero para encontrar revistas y patrones originales, porque la Biblioteca Nacional en Madrid tiene escaneados todos los ejemplares de “La moda elegante ilustrada” de 1864 y 1865. También tengo en casa el resto de bibliografía que necesitaba y hay un par de artículos en Your Wardrobe Unlock’d sobre cómo estaban confeccionados algunos trajes de la época que me sirven. Lo único que he comprado por el momento, aparte de la tela, es el patrón de Simplicity 2890 para el corsé. Tiene buena reputación y es igual que uno que aparece en La moda elegante, así que me ahorraré trabajo.

En cuanto a los materiales en sí, volviendo de viaje de Escocia aproveché un par de horas que tenía libres en Madrid para pasarme por las tiendas de telas de Pontejos y comprarme una seda sintética dorada lisa (es dupión, pero no tiene demasiadas imperfecciones, así que me vale) para el vestido. Para la ropa interior tengo aún tela de algodón fina y algunos encajes en casa; para el corsé me queda bastante cutí fino y en lugar de usar cremallera usaré un sistema que recomiendan en la revista de 1864 para jovénes y mujeres delicadas: en vez de busc, una tira de elástico con una ballena a cada lado. Para las enaguas voy a usar unas sábanas que heredé de mi abuela el año pasado, que son de algodón blanco del bueno; y para los adornos del vestido, tengo lazo de raso dorado y ya he estado echando un vistazo en el rastro a las puntillas que tienen y los precios, para ir ahorrando.
Para lo único que tengo que comprar todo el material es la crinolina, que va a ser elíptica y de jaula.

En este proyecto también voy a calcular lo que me cuesta en total, pero en lugar de hacer una entrada en el blog, lo voy a añadir a la página en la que voy a recopilar todas las fotos y que será lo que remita al concurso en su momento, donde podréis encontrar la bibliografía (indicando exactamente ejemplares, páginas, etc.), los materiales desglosados y detallados (composición, etc) y otros detalles. También los contaré en el blog, pero allí los tendréis más organizados 😉