Casi casi

Casi

Casi II

Y dentro de nada, ¡terminado!

Debo reconocer que hay una diferencia abismal entre probarme el vestido con una enagua (como en las fotos) a ponérmelo solo. El frunce de la espalda de la enagua ayuda a que el frunce del vestido no se meta hacia adentro y quede feo, además sujeta las cintas de atar en su sitio, que sin enagua se bajan en los laterales.

La enagua tampoco está acabada, pero aproveché que estaba ajustando los tirantes para poner el vestido encima y me gané unos cuantos picotazos con las alfileres XD Por suerte con esa sólo me queda coser los tirantes en la espalda, hacer los ojales delanteros, terminar un botón y coserlo y pasar un cordoncillo por la cinturilla para atarla.

Próximamente fotos de todo terminado y un pequeño tutorial de cómo hacer la enagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.